El conocimiento es un activo de incalculable valor en cualquier compañía. Normalmente se adquiere a través de la capacidad del ser humano de identificar, observar, analizar los hechos y la información que le rodea. En el ámbito empresarial se remite al denominado conocimiento organizacional para referirse a la experiencia colectiva de una empresa referente a sus productos, servicios, sistemas y clientes.

La premisa es crear valor agregado a través de identificar, relacionar y comparar información Share on X

Se trata de datos procesados por las personas a las que se les agrega experiencia para ser aplicados con sabiduría para resolver problemas y que tiene vital importancia para mejorar el rendimiento de cualquier compañía. La premisa es crear valor agregado a través de identificar, relacionar y comparar información.

Tácito y explícito

El conocimiento tiene dos formas: tácito y el explícito.

Tácito hace referencia a aquel que forma parte de nuestro modelo mental. Se encuentra en las personas fruto de la experiencia, formación e involucra factores intangibles como las creencias, valores, puntos de vista, intuición, etc…, y por tanto no se puede estructurar, almacenar ni distribuir.

Explícito se refiere a todo aquel que puede ser estructurado, almacenado y distribuido. Dicho conocimiento puede ser transmitido fácilmente. En este sentido una correcta gestión del conocimiento explícito incluye saber dónde y cómo se guarda la información y sobre todo garantizar que el conocimiento está disponible y accesible para todos los interesados.

Tener una correcta gestión del conocimiento organizacional crea las condiciones idóneas para medir resultados a partir de los datos Share on X

Ambos, el tácito y el explícito,  deben combinarse para el éxito de cualquier compañía. Por ello, un correcto flujo de datos, información y conocimiento es imprescindible para obtener buenos resultados e igualmente importante es localizar los activos (la información clave) para que ese conocimiento produzca los beneficios deseados.

Estos son:

  • Crear ventaja competitiva
  • Mejorar el desempeño de los empleados y de los procesos
  • Resolver problemas
  • Tomar decisiones acertadas

Por tanto, tener una correcta gestión del conocimiento organizacional crea las condiciones idóneas para medir resultados a partir de los datos, perfecciona procesos, mejora la utilización de los recursos existentes y sobre todo posibilita crear un círculo vicioso del aprendizaje individual y colectivo siendo un activo fundamental para comprender la realidad y tomar las medidas adecuadas para satisfacer a los clientes, logrando tener capacidad de respuesta y de adaptación.

La importancia del BI en la gestión del conocimiento organizacional

Pero para que el conocimiento se convierta en fuente de ventaja competitiva no basta con que exista. Es necesario que se pueda capturar, crear, distribuir, almacenar, compartir y utilizar por los miembros de la organización de la manera oportuna y en el momento adecuado. El Business Intelligence es la vía que ayuda a convertir la información en conocimiento facilitando la toma de decisiones en el día a día de la empresa siendo pieza fundamental para la extracción de valor del conocimiento organizacional, al ayudar a comprender la realidad de una empresa pudiendo tomar decisiones acertadas.

El Business Intelligence es la vía que ayuda a convertir la información en conocimiento facilitando la toma de decisiones en el día a día de la empresa Share on X

En definitiva, la inteligencia de negocio aumenta la eficiencia, productividad y rentabilidad de las empresas facilitando que el conocimiento organizacional se comparta.

En Prometeus Global Solutions aunamos tecnología y metodología para ofrecer una nueva habilidad en la gestión de la información estratégica, eliminando estrés y ruido a la hora de tomar decisiones, desarrollando e impulsando el conocimiento organizacional a través de una adecuada gestión de la información de negocio. Contacta con nosotros. #ConectaTusDatos