Generar conocimiento es la base de cualquier herramienta de Business Intelligence y el uso de dashboards un elemento imprescindible en las compañías que quieren tomar decisiones acertadas sobre su negocio. Hacer el dato más visual y representar la información de forma sintética que facilite la lectura y compresión e incluso extraiga información en tiempo real, se ha convertido en un paso ineludible en aquellas organizaciones que están dispuestas a generar conocimiento que derive en acción, pero sobre todo ya es un elemento clave en la gestión empresarial.

Los dashboards, por tanto, permiten procesar los datos y convertirlos en información que pueda comunicarse de forma sencilla y correcta. Logran aportar conocimiento sobre el rendimiento de la empresa, permitiendo plantear objetivos empresariales y monitorizar si éstos se siguen o no.

En qué puede ayudarte un Dashboard

  • Hacer seguimiento de los objetivos de negocio.
  • Permiten cruzar datos y visualizar lo que va bien y lo que no
  • Impulsan la efectividad y productividad en la toma de decisiones
  • Monitorizan la actividad empresarial, incluso al instante, permitiendo a la empresa adaptar sus estrategias en situaciones de cambio.

Los también llamados también ‘cuadros de mando’ tienen una serie de elementos comunes. El primero de ellos es que son capaces de recopilar los datos de manera ágil y rápida, aunando aquellas fuentes de información que ayudan a la mejora del rendimiento de los negocios. Hablamos de KPIs: aquellas métricas que aportan valor para la consecución de los objetivos.

Su función es mostrar y recopilar todos los datos y variables de una empresa permitiendo que se comparta de forma rápida y sencilla Clic para tuitear

Los dashboards son en realidad una foto fija de los llamados Indicadores Básicos de Rendimiento de las compañías. Por ejemplo, indicadores relativos a facturación, recursos humanos, producción, logísticos, de calidad… Su función es mostrar y recopilar todos los datos y variables de una empresa permitiendo que se comparta de forma rápida y sencilla. Es decir, es la pieza clave con la que puedes rastrear y hacer seguimiento de tu equipo de ventas o comparar su rendimiento a lo largo del tiempo.

Visuales, comprensibles y precisos

El dashboard utiliza gráficos para ser más visual, permitiendo entender en un golpe de vista los datos que contienen. Pero también es personalizado. Un buen dashboard debe ser acorde con los objetivos de la empresa recogiendo aquellas métricas que verdaderamente interesan.

Además los cuadros de mando son comprensibles y precisos, ya que un dashboard debe ser limpios y entendible a un simple vistazo, propiciando siempre una comprensión clara sobre las cifras. Pero lo fundamental es contextualizar la información y poder realizar comparativas de datos, lo que ayuda a poder realizar valoraciones útiles o permitir cambiar estrategias y decisiones claves de negocio. Fijarse metas, objetivos y plazos es la clave para que un buen dashboard funcione. También debe posibilitar el acceso a los datos en tiempo real y desde cualquier dispositivo.

Los dashboard bien realizados permiten a las compañías pasar de la información a la acción al ayudar a resaltar los logros y las metas alcanzadas, pero también detectan fallos y errores identificando cuáles son aquellos indicadores que están rindiendo por debajo de sus posibilidades.

Prometeus Intelligent Data Suite (IDS) permite crear de forma rápida e intuitiva gráficos y tablas que se actualizan en el momento en que los datos cambian. Este tipo de visualización, llamada: visualización dinámica de datos, permite entender, mostrar y compartir información clave con tu equipo en tiempo real.

Conecta tus datos, conecta tus ideas. Prometeus IDS te lo pone fácil.