“La supervivencia de cualquier negocio dependerá de una arquitectura ágil y centrada en los datos que responda al ritmo constante de cambio”. Desde la consultora Gartner se señala ya a una de las tendencias más importantes que cobran protagonismo en el análisis de datos: la llamada inteligencia continua.  Los procesos de transformación digital en las compañías implican también cambiar el enfoque del negocio para centrarse en los datos y en el cliente y esto significa adoptar nuevas estrategias que permitan comprender la información y extraer conclusiones útiles para todas las áreas de negocio. Se trata de tener datos aquí y ahora y transformar el conocimiento de forma inmediata.

La inteligencia continua permite ampliar la vida útil de los datos procesando estos tan pronto como se reciban Clic para tuitear

Analítica más ágil

Para 2022, Gartner vaticina que más de la mitad de los principales sistemas empresariales nuevos incorporarán inteligencia continua, soluciones que analizan datos en tiempo real para mejora las decisiones donde la analítica se integra dentro del negocio procesando datos actuales e históricos para poder realizar acciones de respuesta integrándose en operaciones industriales y comerciales.

El análisis impacta en todas las operaciones permitiendo aprovechar datos de forma continua y detallada de todas las fuentes posibles. Además la inteligencia continua aprovecha tecnologías como la Analítica Aumentada, el Machine Learning y la Inteligencia Artificial que ayudan a recopilar, indexar y analizar los datos de forma más ágil.

La supervivencia de cualquier negocio dependerá de una arquitectura ágil y centrada en los datos que responda al ritmo constante de cambio Clic para tuitear

Un nuevo enfoque que permite un acceso más rápido a la información, facilitando esa necesidad de obtener respuestas al instante.

Los principales beneficios de la inteligencia continua son:

  • Procesamiento de grandes volúmenes de datos rápidamente
  • Disponible 24 horas al día los 7 días de la semana
  • Reconoce patrones de datos y los identifica, pudiendo predecir comportamientos
  • Mejora la calidad y precisión de las decisiones corporativas
  • Elimina errores
  • Sin interrupciones, extrae datos de varias fuentes y permite su uso cuando sea necesario
  • Ayuda en la detección de fraudes.

La inteligencia continua permite ampliar la vida útil de los datos procesando estos tan pronto como se reciban. La información es menos valiosa en función del tiempo y la velocidad de estos sistemas permite actuar a tiempo obteniendo conocimiento permitiendo enfoques menos reactivos y sí más predictivos.