Transformar la información en conocimiento requiere de una adecuada gestión de datos y todavía son muchas las compañías que aún se pierden en la inmensidad de la información. Tomar la decisión de convertirse en una empresa basada en datos requiere un proceso interno que debe coordinar a personas y tecnología pero sobre todo evitar a estas alturas dos cuestiones clave. Por un lado analizar los datos de forma manual e intuir en lugar de analizar.

El dato, catalizador de una óptima transformación digital

El análisis correcto de datos se traduce en toma de decisiones correcta, reducción de costes y desarrollo de oportunidades y por ello es imprescindible conocer cuáles son aquellas cuestiones que limitan y entorpecen, extendiendo la alfabetización de datos en cualquier compañía.

Tomar las decisiones adecuadas empieza siempre por recopilar los datos adecuados Clic para tuitear

Como asegura la consultora Gartner, los datos y los análisis ya no son una disciplina aislada, sino que se han convertido en un catalizador de la estrategia y la transformación digital. Ahora se necesita:

👉 Impulsar conversaciones empresariales sobre qué datos serán útiles, si los datos que antes no salían a la luz se pueden explotar y dónde, y qué conocimientos impulsarán mejores resultados comerciales.

👉 Involucrar a más partes interesadas de toda la empresa y determinar qué colaboraciones son críticas.

👉 Diagnosticar qué partes de la toma de decisiones deben preservarse para los seres humanos y qué es mejor para las máquinas.

El resultado será una toma de decisiones contextual, conectada y continua, una nueva competencia básica que dará a tu organización la capacidad de anticiparse, responder e impulsar la ventaja competitiva.

3 en uno para no errar

Tomar las decisiones adecuadas empieza siempre por recopilar los datos adecuados. Disponer de los datos correctos es tan importante como hacerse las preguntas correctas. Tras ello cualquier acción para lograr un análisis de datos acertado requerirá siempre de tener claro tres cuestiones básicas e ineludibles:

  1. Los datos y la analítica no son una implementación tecnológica sino una iniciativa de gestión del cambio que impulsa el crecimiento de cualquier compañía y por ello debe coordinarse con los objetivos empresariales y lo que se busca conseguir. En este apartado tener un enfoque de para qué va a servir cualquier estrategia BI es clave, alineando éste con las necesidades del negocio, sabiendo en todo momento qué datos y análisis necesita la empresa para llegar al objetivo.
  2. Evitar silos. A menudo los datos se encuentran repartidos en distintos departamentos y distinta fuentes, formatos y orígenes, unificarlos en un mismo lugar facilita el acceso y sobre todo la comprensión del negocio y mejorará por ende las decisiones empresariales. Hoy la tecnología permite integrar en una misma solución todo tipo de información contenida en Excel, CRM, ERP… De tal manera que puedes agrupar todo tipo de datos desde cualquier archivo o base de datos y relacionarlos de modo intuitivo sin necesidad de conocimientos avanzados ni personal. El resultado: una visión más completa y unificada de la marcha de tu negocio, pero sobre todo mayor comprensión.
  3. Tecnología fácil. Las soluciones deben ser intuitivas y fáciles de usar permitiendo el acceso a la información en cualquier lugar y momento (SaaS), pero también facilitando las consultas. La tecnología PNL ayuda en este sentido a través de interfaces de voz donde el usuario puede preguntar y obtener respuestas en forma de dashboard.

Recuerda que los datos son el elemento básico para la toma de decisiones acertadas en tu empresa, digitalizar y usar sistemas BI adecuados es el primer paso para hacer preguntas y tener contestaciones #ConectaTusDatos