El objetivo último de cualquier proyecto de Inteligencia de Negocio (BI) es la toma de decisiones para mejorar el rendimiento de las compañías usando el análisis de datos. Sin embargo a menudo se comete el error de obviar algunas fases que son necesarias para lograr resultados óptimos.

Veamos:

Definición de objetivos

Hay que identificar cuáles son las necesidades de la compañía y tras ello, definir los objetivos que se quieren alcanzar. Si un proyecto no está alineado con los objetivos de la organización es más que probable que pronto aparezcan problemas. Algunos ejemplos de objetivos pueden ser incrementar la rentabilidad. Por ejemplo, un proyecto BI puede ayudarte a detectar patrones y tendencias al señalarte cuales son los productos que generan mayores beneficios en la empresa, pudiendo establecer estrategias para incrementar los ingresos. También se puede definir como objetivo reducir costos, gracias a la realización de un análisis detallado de cada área en la empresa que determine qué departamento consume más recursos. O también es posible mejorar la atención del cliente pudiendo la Inteligencia de Negocio ayudarte a detectar los clientes que tienen mayor tasa de abandono y poder establecer acciones sobre ellos para mejorar la fidelidad.

Si un proyecto BI no está alineado con los objetivos de la organización es más que probable que pronto aparezcan problemas Clic para tuitear

Identificación de KPIs

Los indicadores básicos de rendimiento sirven para evaluar si se han alcanzado los objetivos. Son métricas fundamentales en cualquier proyecto de Inteligencia de Negocio, por lo tanto, hay que escogerlos bien.  Los KPIs deben ser medibles, cuantificables, alcanzables, realistas y específicos pero también deben permitir acciones correctivas y medir también aquellas actividades críticas de la organización para la consecución de los objetivos. Un buen KPI en BI podría ser el  nivel de facturación por cliente, las ventas por comercial,  o el número de clientes impagados…

Auditoría de datos

Se trata de conocer las fuentes de datos disponibles. Para trabajar con datos es fundamental saber la información de la que se dispone para poder extraer el conocimiento que derive en acciones concretas. Los datos deben ser adecuados, precisos y estar verificados. Se estima que aproximadamente el 25 por ciento de los datos de las compañías pueden ser falsos, incorrectos, actualizados o simplemente estar duplicados, por lo tanto establecer estrategias sobre el control de la calidad de los datos es fundamental ya que son la unidad básica para generar conocimiento empresarial. Además es un proceso que no necesariamente implica usar todo tipo de datos, sino aquellos que dan respuesta a nuestros objetivos. Definir qué es un buen dato garantiza la credibilidad de la información que se maneja y marcará la autenticidad de los resultados obtenidos.

El acceso ubico de la información, así como el uso de tecnologías de visualización que ofrecen datos en tiempo real es fundamental para democratizar el conocimiento en la empresa Clic para tuitear

Elección de la herramienta

Muchas compañías utilizan tecnología que hoy se ha quedado antigua para sus proyectos de BI, las herramientas han evolucionado facilitando el análisis y el acceso al conocimiento desde cualquier sitio y lugar pero sobre todo permitiendo usar todo tipo de fuentes de datos y relacionar estos de una forma intuitiva. El acceso ubico de la información, así como el uso de tecnologías de visualización que ofrecen datos en tiempo real o la facilidad de acceso a la información por medio de la tecnología por voz (PLN) es hoy fundamental para democratizar el conocimiento en la empresa que está marcado por una mayor simplificación en el uso de las herramientas de Inteligencia de Negocio y el empleo de tecnología SaaS que hace más fácil la gestión y almacenamiento de los datos.

Mejora continua

Saber si se avanza o no en la dirección correcta no es posible sin un monitoreo constante, por lo que hay que medir y volver a ajustar y la mejora continua es la base del éxito de cualquier iniciativa de BI. Dependiendo del área o departamento y de los objetivos fijados es más que probable que haya que analizar periódicamente los indicadores para modificar estrategias, pudiendo establecer acciones correctoras o ajustes necesarios.

Recuerda que la Inteligencia de Negocio ayuda a crear organizaciones más eficientes, eficaces y más competitivas, por ello es fundamental que el conocimiento pueda ser compartido en las áreas estratégicas de la organización como clientes, servicios, optimización de costes, personal o marketing, estableciendo un seguimiento adecuado para que permita evaluar el alcance de las acciones con el empleo de soluciones de BI que como Prometeus Intelligent Data Suite ayuden a acceder y visualizar de forma más sencilla el estado de la organización. No implicar a las personas adecuadas en los proyectos de BI, falta de transparencia, acceso a los datos limitado, o sencillamente no tomar medidas suelen ser  también otras barreras que dificultan el acierto. #ConectaTusDatos