Una de las mayores barreras para conseguir ser una empresa orientada  a los datos está en la dependencia de un tercero para tener reportes y hasta para interpretar la información que suministra las herramientas de BI. Extraer valor a la información de negocio, generando resultados satisfactorios en base a una adecuada toma de decisiones es una capacidad que a menudo se limita a un selecto grupo de elegidos.

La analítica self service otorga a las compañías la capacidad de realizar análisis sin depender del área IT Clic para tuitear

La complejidad de las soluciones de BI choca con distintos inconvenientes mientras las empresas, paradójicamente, exigen cada vez más habilidades y capacidades a sus empleados para analizar la información de negocio en tiempo real con el objetivo de crecer, tener capacidad de reacción o saber adelantarse a los imprevistos.

Hazlo tú mismo, la nueva realidad del Business Intelligence en auge

Hoy se busca  facilitar aún más las consultas y el acceso a la información desde cualquier lugar y dispositivo facultando, independientemente de su conocimiento, a todo tipo de usuario para crear informes, añadir nuevas fuentes de datos, realizar consultas ad hoc y configurar sus propios KPIs.

En este escenario surge la llamada Analítica de autoservicio o self service, ahora en auge, que otorga a las compañías la capacidad de realizar análisis sin depender del área IT, mejorando en agilidad y eficiencia, pero sobre todo propiciando mayor flexibilidad facilitando, con mayor celeridad,  la adaptación a los cambios.

El objetivo en la analítica de auto servicio es permitir que los usuarios finales tomen decisiones basadas en sus propias consultas Clic para tuitear

Los usuarios pueden combinar los datos, analizarlos y reportarlos, explorando la información con una interfaz intuitiva y hasta crear dashboards interactivos y muy visuales de fácil comprensión.

Principales características de las herramientas self service

Las herramientas self service o de analítica de autoservicio, mejoran la competitividad de las compañías, ya que no precisan que el usuario tenga conocimientos de programación o sea un experto en la materia garantizando un alto rendimiento y una buena experiencia de usuario, abriendo el acceso a los datos desde cualquier lugar y dispositivo. Todo ello propicia una curva de aprendizaje satisfactoria, ya que cualquier persona puede usar este tipo de soluciones procesando gran cantidad de datos, facilitando su adopción en el entorno empresarial.

El concepto que hay detrás es “Hazlo tú mismo”, una tendencia que permite ser más productivo en la gestión y uso de los datos, pero sobre todo busca la independencia en la toma de decisiones donde extraer valor a la información de negocio otorga a las empresas la capacidad de corregir el rumbo en entornos cambiantes.

Este tipo de soluciones destaca por:

  • Rapidez en la implantación
  • Acceso móvil y en tiempo real
  • Facilidad de uso
  • Metodología ágil
  • Interfaz sencilla
  • Dashboards configurables por el usuario
  • Uso de IA
  • Coherencia y trazabilidad de los datos
  • Tecnología cloud
  • Mejor gobernanza de los datos

En definitiva, el objetivo en la analítica de  auto servicio es permitir que los usuarios finales tomen decisiones basadas en sus propias consultas, ser más rápido en la comprensión de los datos obteniendo respuestas en el momento adecuado, pudiendo reaccionar siempre a tiempo.