El  nuevo entorno laboral requiere agilidad y flexibilidad, pero también los líderes empresariales buscan talento que aproveche los datos para potenciar y mejorar resultados. El trabajo futuro demanda una serie de habilidades para hacer frente a imprevistos como comunicación, liderazgo, gestión de crisis y colaboración, pero sobre todo Inteligencia de Negocio, ya que los datos serán el combustible que impulse nuevos productos y servicios.

El nuevo entorno laboral busca profesionales que pueda convertir los datos en inteligencia comercial. Mitigar riesgos de forma proactiva y tener pensamiento crítico serán básicos en el futuro próximo donde el mercado apunta todavía a una alta volatilidad. Frente a este contexto, los empleadores buscarán trabajadores que sepan:

  1. Tomar decisiones efectivas
  2. Participar y construir confianza
  3. Equilibrar el bienestar y la productividad
  4. Aceptar el cambio y fomentar la innovación

Cuatro claves ya recogidas en el informe  The future of Work realizado por la consultora Robert Valters que viene a confirmar que el futuro del trabajo está moldeado básicamente por dos fuerzas: Business Intelligence pero también la IA (Inteligencia Artificial).

Pero además la consultora realiza una encuesta entre 5.000 profesionales de todo el mundo en la que se evidencia que las empresas deben prepararse para el futuro teniendo en cuenta: Tecnología para tener procesos más precisos y eficientes, gestión y liderazgo, empatía  (conexión humana y fomento del bienestar) y fuerza de trabajo mixta.

Aumentar la velocidad en la toma de decisiones será crucial

La flexibilidad del trabajo es un hecho y las necesidades futuras del workplace han variado notablemente. Las empresas españolas les queda aún mucho por avanzar hacia ser organizaciones orientadas al dato y aumentar la velocidad en la toma de decisiones será crucial para poder reaccionar en un entorno cambiante capaz de ajustarse a las necesidades de los clientes.

Cuanto más rápido los responsables de la toma de decisiones empresariales puedan aprovechar los datos para tomar decisiones estratégicas y actuar, más ágil será la empresa para mejorar en eficiencia operativa y responder a las condiciones cambiantes del mercado y las amenazas competitivas.

El objetivo es generar sinergias alrededor del dato que se consigue mediante un acceso fácil y sencillo a la información y capacitando a los trabajadores en el manejo de los datos. De hecho, las tendencias apuntan a que nunca ha sido tan importante como ahora disponer de los datos, actualizados y preparados para el negocio ya que estos son imprescindibles para estar mejor preparados y actuar.

Para ello, se necesita software más intuitivo y apostar por la analítica de autoservicio capacitando a los trabajadores en el uso e interpretación de los datos.

Es un hecho que el consumo de datos compartidos, visualizaciones y narración de datos se ha generalizado con la pandemia, logrando que se comprenda el importante valor de la información para llevar a cabo acciones no solo desde el punto de vista epidemiológico. Los líderes de  negocio están llamados a “usar datos rápidamente desde aplicaciones operativas para tomar decisiones estratégicas y proporcionar resultados estratégicos ya no se verá solo como un  posible valor diferencial con respecto a la competencia, sino que será un imperativo estratégico y un requisito básico” (Fuente: 451 Research, Proactive Intelligence).

En resumen, tomar decisiones rápidas, pero sobre todo efectivas será un elemento diferenciador en el futuro próximo. #CONECTATUSDATOS