La mayoría de las empresas se enfrentan a una ingente cantidad de datos procedentes de diversas fuentes, tanto externas como internas ¿Cómo poner orden? Lo primero que hay que hacer es tener claro qué herramientas se va a emplear en la recolección de los datos pero antes es conveniente elaborar un Plan de Gestión de Datos. Este incluye desde qué datos se van a recopilar, como se van a organizar, hasta qué prácticas se usaran para proteger y almacenar la información. La cuestión es responder a preguntas cómo:

  • ¿Qué tipo de datos permiten responder a mis objetivos?
  • ¿Cuáles son las fuentes de datos que me interesan?
  • ¿Qué método emplear para la recolección de datos?

Se trata de elaborar un documento que describa todos los aspectos de la gestión del dato. En este apartado hay que elegir cuál será la solución que conectará las diversas fuentes de datos que luego se han de almacenar, procesar analizar y visualizar.

Las características para que cualquier dato se convierta en información y posteriormente en conocimiento son que deben ser confiable, válido y objetivo. Clic para tuitear

Aquí nos encontramos con datos internos de las organizaciones en distintos formatos y procedentes de distintas fuentes como datos de registros de clientes, de empleados, de ventas, control de existencias…
Estos conviven con otra información de fuentes externas como pueden ser datos de RRSS, o aquellos que facilitan las fuentes oficiales y ambos ofrecen un importante conocimiento a la empresa que debe aprovechar para la mejora de su rendimiento. Aglutinarlos en un solo lugar es siempre la mejor alternativa.

Confiables, válidos y objetivos

Las características para que cualquier dato se convierta en información y posteriormente en conocimiento son que deben ser confiable, válido y objetivo. En la etapa de recolección de datos las herramientas de recolección pueden ser en tiempo real, Streaming, y por lotes, Batch. La diferencia entre ambas es clara: la primera trabaja continuamente con las fuentes de información y la segunda se conecta solo cada cierto tiempo a las fuentes de información.

Por otro lado, el procesamiento de datos consiste en una serie de acciones que contemplan la limpieza y estructura de los datos para poder realizar cualquier análisis de forma óptima. Todo ello lleva a elegir herramientas de analítica adecuadas para el análisis como la elaboración de informes y reportes descriptivos, procesamiento analítico en línea (OLAP), minería de datos, de textos, análisis de datos no estructurados… El objetivo es profundizar en los propios datos y buscar anomalías tratando de estructurar éstos de la mejor forma.
Es una de las etapas más complejas pero que permite tanto identificar valores que faltan, identificar datos duplicados y errores. También engloba la posibilidad de combinar distintos conjuntos de datos, lo que se denomina como proceso de fusión.

Se trata de un proceso largo y complejo que después debe ser completado con herramientas de visualización de datos adecuadas que ayudan a descubrir patrones, tendencias y relaciones mediante su visualización.

La toma de decisiones adecuadas no es posible si no hay una transmisión clara de conocimiento Clic para tuitear

La toma de decisiones adecuadas no es posible si no hay una transmisión clara de conocimiento y los datos han de aparecer de forma clara y efectiva para que sean ciertamente significativos.
En este sentido hay diferentes formas de aparición de los datos: desde tablas dinámicas, gráficas circulares, en líneas, mapas o modernas herramientas que ayudan a realizar una completa narración.
El objetivo es construir una comunicación simple, clara y efectiva de modo que el conocimiento se pueda extraer de manera sencilla y eficiente y para ello hay que integrar la analítica en todo el proceso de toma de decisiones, ayudando a la conversión de los datos.

Para tener un análisis eficaz es necesario tener definidas funciones y responsabilidades, estableciendo unos objetivos claros e identificando los Indicadores Claves de Rendimiento (KPis) que nos ayuden a cuantificar el éxito y el fracaso.

Junto a ello, el equipo y la experiencia es un factor determinante para establecer una metodología idónea que permita tomar decisiones acertadas. Sin olvidarnos tampoco de la tecnología que nos permitirá integrar los datos y obtener los conocimientos adecuados pudiendo comunicar resultados que lleven a realizar acciones. Prometeus Intelligence Data Suite es ya tu gran aliado para transformar los datos en conocimiento. Te ayudamos