Manejar datos siempre es una tarea no exenta de complicaciones en las organizaciones. El error humano interviene a menudo en toda la gestión de éstos y en las compañías se suceden cada vez más el número de incidentes relacionados con los mismos, generando las siempre temidas pérdidas de información.

De hecho, los últimos estudios apuntan a la creciente incapacidad para recuperar los datos que se extravían en las organizaciones, duplicándose en los últimos años.

Precisamente a medida que los datos se vuelven más valiosos para las empresas, la acción de recopilar los mismos y conservarlos debe hacerse de forma cada vez más rigurosa debido a la gran cantidad de información que se maneja a diario. El último informe de Dell EMC revelaba que el volumen de datos en las compañías en el mundo se ha sextuplicado, creciendo en el periodo de 2016 a 2018 un 569 por ciento. El dato arroja que las organizaciones de todo el mundo han pasado de gestionar 1,45 PB en 2016 a 9,70 PB en 2018 ¿Cómo evitar entonces el caos?

Tener información dividida en distintos orígenes y distintos formatos, todo un error que se puede pagar caro

Unificar los datos en un mismo lugar es el paso más sensato ante el volumen de información existente. Usar varias fuentes y no aglutinar estas en un mismo sitio aumenta las probabilidades de que algo salga mal.

Desgraciadamente, es común que en las compañías existan diversas  fuentes de datos almacenadas en distintas herramientas, lo que origina dificultades en el acceso y manejo de la información.

Lo recomendable para extraer valor a la información de negocio es identificar primero las fuentes de datos que interesan y que éstas se alineen con las necesidades de la empresa, para luego extraer y cargar la información en una herramienta que sea capaz de integrar tanto fuentes internas como externas, desde cualquier archivo o base de datos, relacionándolas de un modo intuitivo.

Sin embargo, es habitual la incapacidad que a menudo demuestran las compañías de poder utilizar todas las fuentes de datos.

Tener la información dividida en distintos orígenes y distintos formatos es un problema que dificulta obtener una foto fija y rigurosa de todos los procesos clave de cualquier organización Clic para tuitear

De hecho, tener la información dividida en distintos orígenes y distintos formatos es un problema que dificulta obtener una foto fija y rigurosa de todos los procesos clave de cualquier organización.

Precisamente la facilidad en el acceso a los datos, hoy ha llevado a muchas compañías a recopilar datos sin control ni criterio, un error que se puede revertir tras un análisis previo y sobre todo respondiendo a preguntas clave como qué fuente de datos nos interesan.

Una vez resuelto el objetivo lo siguiente es volcar la información en herramientas adecuadas capaces de canalizar todos los datos, facilitando su comprensión y análisis, pero también hagan más sencillo y seguro su almacenaje.

Que un dato sea almacenado en sistemas distintos y con formatos diferentes influirá en la calidad y el valor de la información, generando problemas a la larga.

La premisa es unificar criterios y trasladar la información a herramientas que permitan su interrelación. Hoy es posible encontrar tecnología que como Prometeus IDS facilita todo el proceso, unificando todo tipo de BBDD, RRSS, ficheros de texto, Excel… etc.,  procesando, extrayendo, depurando y conectando todos los datos para detectar oportunidades de negocio.

Recuerda que entre los beneficios de la analítica de negocio se encuentra proporcionar  información que necesitas para llevar acciones que mejoren el rendimiento y desarrollo de tu compañía, permitiendo extraer conclusiones que te pueden ayudar a predecir comportamientos de clientes y mercado. Conectar tus datos ahora es  más fácil. Pregúntanos. Te ayudamos.